El de la fiesta BDSM en TramaVIP (II). A veces soy insaciable

Seguimos en Trama VIP. Después de mi paso por la cruz de San Andrés, mi colorido y dolorido culo y yo decidimos subir a ver que se cocía por las habitaciones. Me acompañaba un american boy -chico americano que iba solo y estuvo tomando algo con nosotras- muy mono, pero yo creo que poco dispuesto a la fiesta, o no le gustó o convenció nada ni ninguno de los que allí estábamos. Que todo puede ser. No pasa nada, hay veces que es suficiente con mirar.

sigue leyendo

El de la fiesta BDSM en Trama VIP (I)

Ayer estuve en la fiesta BDSM que organizaban en TRAMA VIP. La verdad es que la noche se planeaba sencilla y poco a poco se fue poniendo interesante, incluso acabó con broche de oro, pero, empecemos por el principio.

sigue leyendo

El de… me comieron el coño en un baño público

El verano daba sus últimos coletazos.

Me puse un vestido azul clarito, corto, sencillo, no tenía nada el vestido, algo de escote, pero son de esos vestidos que te los pones y realzan todas tus curvas de tal manera que llegas a pensar: «a ver si hasta voy a estar cañón y todo». Elegí unas sandalias plateadas y unos pendientes algo llamativos. Me ricé la melena y sin más, a eso de las 22h me fui a verlo actuar a un local de Vallecas.

sigue leyendo

El de… sexo rápido en la recepción del hotel

Hoy os cuento un encuentro sexual corto, uno de esos polvos rápidos, pero ricos, intensos, que te pillan de sopetón, como se suele decir, aquí te pillo aquí te mato, y en este caso, lo de aquí te pillo literal, porque casi nos pillan. ¿O nos pillaron?

sigue leyendo

El de… sexo en Nueva York

La llegada al Gran Hotel Inglés de Madrid de Magnolia Bakery me ha trasladado a Nueva York, recordando cuánto deseaba ir mientras disfrutaba de la serie de las series, Sex and the city, sintiéndome Carrie Bradshaw -en lo que a escribir, coleccionar zapatos y elegir mal a los hombres se refiere, porque en lo demás una tiene más que ver con Samantha Jones- y cómo no recordando cuando fui a esa maravillosa ciudad que sin duda alguna supera todas las expectativas. Mi corazón y yo sentimos que tenemos que volver.  

sigue leyendo