El de un trio entre máscaras en TRAMAVIP

Siempre he querido organizar o asistir a un baile de máscaras. Con vestido de noche y los chicos de etiqueta, y una máscara maravillosa. Me parece de lo más elegante a la par que excitante; Esa incertidumbre de saber quién se esconde detrás de la máscara. Quién y cómo te mira. Miradas penetrantes, frías, cálidas, altivas, insinuantes… miradas que se pierden entre la multitud. ¡Cuánto misterio! Bueno, pues el sábado pasado asistí a una.

sigue leyendo

El de disfrutando con tres chicos en CAP Madrid

Siempre me han gustado los suizos, me refiero a esos bollitos tipo brioche, que según tengo entendido deben su nombre al lugar donde se elaboraban, el ya desaparecido Café Suizo de Madrid. Los he comido desde pequeña. Qué feliz era cuando al entrar en la pastelería los veía a todos colocaditos en la bandeja, parecían estar esperándome…  Fijo que los ojos me brillaban más que a Candi Candi. Mientras los miraba con ojos golositos, notaba como empezaba a salivar, deseando cogerlo para degustarlo, saborearlo… por fin tengo uno y me lo llevo a la boca; uhmmmm ¡Está delicioso! Ese primer mordisquito ¡Qué suavecito, dulce, blandito y rico!  quiero ir poco a poco, pero estoy deseando llegar al azúcar que hay en el medio…

seguir leyendo

El de buen sexo en el cuarto oscuro de Fusion VIP

Tenía pendiente ir a Fusion VIP, y que mejor momento para hacerlo que en la fiesta de su once cumpleaños. Como toda buena fiesta que se precie, tenía una temática: el cabaret. Jorge no estaba, se iba ese día de viaje, y la noche anterior habíamos ido a cenar a CAP Madrid, pero a mi me apetecía muchísimo ir. -Ves, disfruta y cuéntamelo todo a la vuelta.

sigue leyendo

El de la primera vez que fui a un club swinger (II)

cosmopolitan

Dejamos atrás 100momentos y cruzamos O’Donell hacia encuentros VIP sin más compañía que la nuestra y bajo la atenta mirada del pirulí. Llegamos en un periquete. El sitio, pasa un poco desapercibido -como todos, supongo- y al igual que en el otro, llamamos al timbre y nos abrieron al segundo. Al entrar, ya daba la sensación de que el ambiente, el sitio, no iba a tener nada que ver con el otro. Efectivamente.

sigue leyendo